El 6 de septiembre se presentaron fuertes disturbios en  Santa Clara debido a una mala forma de procesar una detención por parte de la policía, y donde se vio afectada una mujer en estado de embarazo,  aseguran los habitantes de este sector.

Pero lo realmente  reprochable es la actitud de la ciudadanía, pues lo que empezó como una  simple protesta a favor de un joven, terminó en una revuelta en donde salieron afectados los mismos habitantes del sector, pues los amigos de lo ajeno llegaron a hacer de las suyas. Cosa que no es de extrañar en Ocaña pues cada vez que se puede queremos armar revuelta, y una clara muestra de esto son los bloqueos de las vías por parte de los moto piratas, disque por que no los dejan trabajar  cuando son ellos los que están infringiendo la ley.

Cada vez que tenemos lugar queremos hacer alusión de lo bella, y lo pacifica que es Ocaña, “la tierra que amaña”, como decimos muchos, y no perdemos ocasión para compararnos con los paisas, con los costeños o cualquier otra región colombiana,   pero cada vez  demostramos con hechos como este que nos falta mucha cultura ciudadana, y así y todo queremos que nos quieten el calificativo de municipio y nos llamen “ciudad”, para serlo nos falta mucho, porque no solo falta con  crecer físicamente, debemos tener los valores necesarios para llegar a serlo.

Ojalá que este hecho sirva de ejemplo y se tomen  medidas con respecto a estos asuntos, primero que todo por que no es un secreto que hay  constantes quejas por parte de la comunidad hacia la fuerza pública, y lo más importante por que ya que nos hemos dedicado a dañar físicamente a Ocaña, no es justo que ahora dañemos su imagen ante toda Colombia, por unos cuantos que hacen lo que quieren, dejando a nuestra tierra muy mal parada.

Anuncios